Multitudinaria Caminata en honor al Divino Niño en Durán.

Durán, 25 de diciembre 2019 (DSJ)

Siendo las 14h00 desde la explanada de la Estación del Ferrocarril salieron junto a la carroza que llevaba la Sagrada imagen del Divino Niño, devotos y peregrinos venidos de diversos lugares de nuestro país, las unidades de control y el orden, así también nuestro Obispo Mons. Aníbal Nieto OCD y sacerdotes de la Vicaría de Durán.

En una tarde bastante soleada, caminaron por 3 horas y media por las calles del cantón con muestras de cariño y gratitud hacia el pequeño Niño, yendo descalzos, abrazados en familia, tomados de la mano, madres con sus hijos en brazos, con mayor dificultad en sus sillas de ruedas, tantas y tantas historias de personas que llegaron como todos los años a acompañar, unidos en verdadera oración, pidiendo por la salud de un ser queeido, el trabajo que dignifica, la paz en el mundo, incluso cumpliendo promesas, agradecidos por los favores recibidos.

A lo largo del recorrido, los bomberos estuvieron asistiendo a los aproximadamente 100.000 peregrinos esparciendo el agua para mitigar el calor intenso, la generosidad de nuestros hermanos al repartir el líquido vital para hidratar a los caminantes, flores, caramelos y otros detalles se pusieron de manifiesto.

Avanzando a la altura de la Parroquia Santa Marianita se escucharon el repique de sus campanas, no desmayaron su alegría cantaron villancicos, rezaron con verdadera FE.

Así, llegaron a su Santuario ubicado en la cdla. Pedro Menéndez Gilbert, en donde a las 18h00 se celebró la Misa Campal presidida por nuestro Obispo y sacerdotes invitados, en su homilía Mons. Aníbal agradeció a los asistentes y les recordó la importancia de mantenerse unidos y fieles a la Iglesia, siendo capaces de comprender y rectificar en el camino.

Al término de la Eucaristía, los fuegos artificiales iluminaron la noche, entre aplausos de los peregrinos y cánticos de nuestro Coro Diocesano, animados, retratando en un selfie o foto grupal lo vivido.

No fue un 25 más, este fue el día en que todos como IGLESIA VIVA permanecieron juntos.