DOMINGO DE RAMOS, día que da comienzo a la Semana Santa.

Es la entrada mesiánica de Jesús en Jerusalén, para dar comienzo a su pasión y muerte en la cruz. 

En este día que se abre de manera oficial la Semana Santa, se realiza una celebración en dos partes:

1.- Bendición de Ramos y Procesión, se bendicen los ramos, por lo que se inicia con gran alegría, ya en la procesión con los ramos benditos, se cantan himnos a Cristo Rey.

2.-Celebración de  la Santa misa, que estará llena de símbolos sobre la penitencia y el dolor.

El domingo de ramos es un día de profesión de Fe para los católicos, quienes asisten con veneración y disposición total para acompañar el camino de Jesús. El color que se usa en este día es el rojo, que representa a Jesús como rey en su entrada triunfal y la Pasión del Señor. Al principio de la celebración, el sacerdote viste con capa pluvial roja y se la retira cuando llega al altar para colocarse la casulla del mismo color.

Las Palmas y los Olivos

Los Evangelios describen el momento en que Jesús de Nazaret entró triunfalmente a Jerusalén. Una gran multitud, llevando en las manos palmas y hojas de olivos, lo aclamaba como el Hijo de Dios.

Estas dos plantas tenían un gran valor en los pueblos de medio oriente. De ellos obtenían pan, vino, vinagre y miel. De la palmera también obtenían fibras para tejidos y de los troncos, carbón para  los herreros.

La palma era para el pueblo judío, símbolo de riqueza y fecundidad. La tradición cristiana celebra este momento el Domingo de Ramos reconociendo al Hijo de Dios como el que posee y da la verdadera riqueza que no acaba.

Al terminar la Misa, se acostumbra a llevar  las palmas benditas al hogar y colocarlas detrás de las puertas en forma de cruz. Esto como una forma de recordar, entre los católicos, que Jesús es el rey y que debe siempre dársele la bienvenida en el hogar.